Nuestros jóvenes enfrentan importantes desafíos que pueden modificar su comportamiento, su desempeño y también alterar seriamente la armonía familiar. Ellos están desarrollando su capacidad para entablar relaciones sanas e iniciando su sexualidad. La presión familiar y social son otros factores que se suman a sus preocupaciones.

Ayudo a los padres y al adolescente a recorrer con éxito por esta importante etapa de transición entre la dependencia de la infancia y la independencia de la vida adulta. Guiaré a la familia en el desarrollo y reafirmación de la confianza, la comunicación fluida, el respeto y la consideración necesarios, tomando en cuenta las preocupaciones y los espacios del adolescente y de cada miembro del grupo familiar.

Al final de este proceso habremos ayudado nuestros chicos en el proceso de convertirse en adultos jóvenes, responsables, capaces y llenos de oportunidades.

La adolescencia es un periodo muy importante en la vida de los seres humanos, donde se da la preparación para la edad adulta y suceden varias experiencias que marcan el desarrollo de la vida de las personas. No solo se produce una maduración física y sexual, sino también, la complementación del  desarrollo de la identidad, la adquisición de las aptitudes necesarias para asumir funciones adultas,  la capacidad de razonamiento abstracto y es sin lugar a dudas la etapa de transición hacia la independencia social y económica.