Photo by Jeffrey Czum from Pexels

Muchos de nosotros crecemos con ciertas ideas acerca de las relaciones de pareja:“Juntos por siempre”,“Estamos juntos para ser felices”, “Mi pareja me completa” … entre otras. Y así, es como vamos poniendo nuestras energías en crear situaciones que nos son reales, esperando que el otro me “salve” y cediendo el poder a los demás.

Sería mejor creer que somos responsables de nuestra felicidad, de nuestra realización personal y de nuestra vida. Y que nos unimos a otra persona, igualmente completa y clara, para “compartir”.

Hacernos responsables de nosotros mismos, y de nuestra parte en las relaciones facilitaría el camino, tal vez sin tanto dolor… para disfrutar un poco más.

Por esto te invito a observarte y observar al otro sin juzgar, que es lo que realmente quieres, que te gusta, que esperas, que te falta por hacer.  A continuación, te dejo un ejercicio que te va a ayudar en este autodescubrimiento¡!!

En una hoja de papel escribe:

  • Quién soy yo: describe cómo crees que eres tú; enumera todos tus valores, cualidades y habilidades, y tus defectos también.
  • Qué quiero ser: escribe qué pretendes en la vida, cuáles son tus metas, tus ilusiones, tus objetivos.
  • Cómo actúo para llegar a ser lo que quiero ser: indica largamente cómo te comportas en: a) tus estudios, b) tu trabajo, c) con tu familia, d) en las fiestas y tiempo libre.

Una vez concluida la reflexión responde, ¿cómo me sentí auto descubriéndome?

¡La vida es hermosa cuando entiendes quién eres para que estas aquí!

¡¡Cuéntame cómo te fue, deja un comentario!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *