Muchas de las veces que discutimos con nuestras parejas corremos el riesgo de en vez de arreglar algo, volverlo un desastre completo, ¿Has pasado por esto? Y es que nos envolvemos pasionalmente en culpar al otro de nuestra desdicha, enojo o falta de comprensión de una situación. Con esto no quiero que pienses que es cuestión de darle la razón al otro o no, es más bien de hacer los reclamos a nuestra pareja de forma responsable.

¿Y qué significa responsable?, una de las definiciones expuestas en el diccionario, responsabilidad es: ¨la capacidad existente en todo sujeto activo para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente”, esto quiere decir que todos tenemos esta capacidad y que es una acción que escogemos, lo cual nos da el poder de elegir como actuar.

Como indica el viejo dicho, para que exista una pelea, se necesita de dos personas, y es más sano que cada miembro de la pareja se haga responsable por lo que toca al momento de la disputa.  Pero claro, esto no es fácil y muchas veces nos enfrascamos en que el otro entienda lo que sentimos de una manera dolorosa y con culpa, en vez de hacerlo desde nuestros sentimientos y emociones, porque no es lo mismo decir: ¡eres un grosero o bruto!, qué decir: “lo que tu hiciste o dijiste me ofendió y me sentí maltratado o maltratada”. En el primer caso es una acusación culposa y en el segundo es una expresión de tus emociones.

Para poder ir generando una comunicación asertiva con la pareja es indispensable una relación satisfactoria. A continuación, dejo un ejercicio muy efectivo en el momento de las discusiones, se llama el “reclamo responsable”, imprímelo y pégalo en un lugar visible, con el fin de que lo usen en pareja.

Y cómo se usa?, pues cuando tengas algo que reclamar a tu pareja usa los vagones del tren, por ejemplo:

“Cuando me gritas” “Yo me siento triste” “Te pido que no me grites más”

¡Espero tus comentarios!

 

Una idea en “¿Las peleas interminables?… Un ejercicio para aprender comunicarte mejor!”

  • Excelente consejo. En realidad en la mayoría de los casos por quedarnos sumergidos en la discusión no nos damos cuenta que podríamos estar lastimando al otro.
    Pondré en práctica el ejercicio del reclamo responsable, de seguro me sentiré mejor.
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *